Algunos Mitos

Fantasías urbanas

Esta sección está destinada a desterrar los falsos conceptos, cuentos e historias que se repiten constantemente, no son verdad y carecen de base científica, también usaremos este medio para dar información actual y responder cualquier inquietud.

 

Mito: “Perno y corona para siempre”

Lamentablemente es el tratamiento más extendido y no siempre el indicado. En mis 40 años de experiencia es el problema más común. Encuentro infinidad de pernos y coronas con caries alrededor de la corona que se extienden a la raíz, filtraciones, aflojamientos, fisuras y fracturas de las raíces. Es un tratamiento que da muy buenos resultados pero tiene una vida media bastante corta (menos de 5 años). Cuando el tratamientos de conductos, el perno muñón y la corona se realizan siguiendo todos los protocolos que marcan los libros, podemos hablar de una duración superior a los 15 años y hay casos de más de 25 años de duración. A mi práctica privada llegan pernos y coronas con poco más de 6 años que no puedo salvar. ¡Las personas pagan para perder sus piezas dentarias pocos años después!

Mito: “El embarazo me costó 2 dientes y tenía las encías muy enfermas, me sangraban muchísimo”

Las bocas de las embarazadas no tienen por qué sufrir trastornos, el secreto consiste en saber que hay más hormonas circulando en sangre (igual que en la adolescencia o tomando anticonceptivos). Esas hormonas llegan a la boca gracias a la saliva y el fluído gingival; sirven de nutriente para las bacterias de la placa bacteriana, por lo tanto, esa placa está mejor alimentada, hay más bacterias, crecen más rápido, se multiplican a mayor velocidad, se hacen más agresivas y el resultado es un aumento de la actividad destructiva: en otras palabras, más inflamación y más caries. Pero si Ud. tuviera la boca sana antes del embarazo y su dentista le hubiera explicado la correcta TÉCNICA DE CEPILLADO, y más importante aún LA LIMPIEZA CON HILO O ELEMENTO INTERDENTAL, su boca no habría enfermado.

Mito: “Las obturaciones duran poco”

La duración de una obturación depende de varios factores, como el tamaño, el sitio donde está ubicada, la calidad del material y lo más importante, la técnica empleada por el profesional. A esto hay que sumarle los hábitos personales y la higiene dental. Si todo es correcto, las estadísticas citan 5 años de promedio. Yo, en mi boca tengo empastes realizados hace 35 años y están perfectos, (Quien lo desee puede comprobarlo).

Mito: “Los implantes son para toda la vida”

Un implante debe reemplazar una pieza dentaria que no puede salvarse o falta, es una locura sacar un diente para poner un implante como rutina. Los implantes tienen que ser colocados con suma precisión y deben ser de probada calidad, los elementos que van atornillados a los implantes, deben igualmente estar realizados con suma precisión y ajustados con el tornillo y presión de ajuste adecuada. El 100% de la superficie del implante en relación con la encía debe ser higienizada diariamente de manera adecuada. No es sencillo que todo se cumpla, si todo es correcto podemos hablar de 10 años de tranquilidad y puede ser que bastante más; pero si no, hay aflojamiento y rotura, o inflamación (Mucositis), pérdida del hueso de soporte (Peri-implantitis) y caída del implante en menos de 10 años.

Mito: “El sangrado de encías al cepillarse es normal”

¡NO! El sangrado de encías se llama Gingivitis y es una condición patológica. Las encías sangran porque hay inflamación que es la respuesta al depósito de bacterias por más de una semana. Las bacterias se depositan y forman colonias organizadas que se denominan Biofilm. Ese Biofilm se llama comunmente “Placa Bacteriana”.

Resumiendo: Las encías sangran porque hay deficiencia en la higiene que permite el depósito de Placa Bacteriana.

 

Mito: “La placa sólo inflama la encía”

¡Error! La placa es una colonia organizada de muchos microorganismos, cada vez que comemos esas bacterias penetran en nuestro organismo gracias al sangrado de encías y pueden colonizar en lugares alejados, hay evidencias científicas que relacionan las bacterias de la boca con partos prematuros, enfermedades reumáticas, rechazo de órganos trasplantados, fracasos post cirugías cardíacas, agravamiento de Diabetes, Artrosis, afecciones pulmonares y por supuesto la Enfermedad Periodontal o Paradentosis.

Mito: “No tengo hueso, no me pueden poner implantes”

Eso no siempre es cierto, actualmente hay muchas técnicas de regeneración que tienen resultados predecibles, se necesita un profesional experimentado. No he tenido hasta ahora un sólo caso en el que no se pudo realizar la regeneración.

Les invito a que me envíen preguntas por correo electrónico. “dresbustamante@gmail.com